Alex Fuertes, Sommelier  
un país productor de vino

 
Aprovechando que durante la festividad de la Pascua judía (Pesaj) es una de las épocas del año en que más vino se consume, me gustaría dar a conocer una de las D.O. (Denominación de Origen) más interesantes de la viticultura española tanto por su especial ubicación como por sus vinos resultantes de una permanente inquietud por mejorar su calidad año tras año

La D.O. Manchuela abarca 10.000 hectáreas de superficie de viñedo plantado y 3.000 hectáreas de viñas en producción. Cuenta con 28 bodegas productoras. La Denominación de Origen Manchuela comprende un amplio territorio correspondiente a 44 municipios del sureste de la provincia de Cuenca y a 26 municipios del noreste de la provincia de Albacete, situado entre los ríos Júcar y Cabriel. Situada en las faldas de las sierras que separan las provincias de Cuenca y Albacete de la vecina Comunidad Valenciana, su paisaje presenta una suave orográfica, en contraste con la inacabable llanura manchega.

Aunque Manchuela adquirió su estatus como D.O. en julio del 2004 y su reglamento no entró en vigor hasta junio del 2004 ha tenido entidad como tal desde 1982 cuando se separó de la D.O. La Mancha. Se trata de la región del buen vino tinto, influenciado por las D.O.s circundantes. 

Originariamente, Manchuela era parte de una D.O. provisional mucho más grande que incluía otras tres D.O.s de Castilla La Mancha: La Mancha, Almansa y Méntrida. En 1982 se decidió separar cada una de estas regiones de forma que contaran con su propio Consejo Regulador para defender sus intereses particulares.

La D.O. Manchuela se extiende a lo largo de una amplia zona en la parte centro y este de las provincias españolas de Cuenca y Albacete, y limita en tres de sus lados con otras Denominaciones de Origen: La Mancha al oeste, Utiel-Requena (con quien se disputa el origen de la actualmente tan preciada y valorada bobal) y Almansa al este, y Jumilla al sur. El suelo es de piedra caliza sobre arcilla, y la altitud media de los viñedos es de 600-700 metros por encima del mar.  Estas condiciones climatológicas dan como resultado vinos estructurados, profundos y una tan agradable frescura que los hace inconfundibles. Se benefician del clima continental que reina en La Mancha y la influencia mediterránea que les llega  dese la Comunidad Valenciana.

Bodega Iniesta es una de las Bodegas resultantes de esa inquietud por marcar una línea de calidad en la D.O. Manchuela. Situada en Fuentealbilla, Andrés Iniesta y su padre la adquirieron en el año 2010 y se involucraron con cuerpo y alma en este proyecto. Utilizan tecnología punta para explotar la máxima calidad de las variedades autóctonas de la zona como la bobal, macabeo o verdejo.

Uno de sus vinos más preciados es el Corazón Loco Rosado, elaborado 100% con bobal, una variedad originaria de la zona, desconocida fuera del país pero con una riqueza frutal y estructural inusual. El resultado es un vino exquisitamente afrutado, delicado e ideal para disfrutar como aperitivo en las primaveras y los veranos cálidos que tanto España como Israel nos regala cada año. 


Alex Fuertes, Sommelier  
sobre el consumo de vino en Israel

 
Tel-Aviv es una ciudad en la que se concentran los principales hábitos consumidores de la población israelí. No es casualidad que se la llame "the bubble". Es la excepción en el país, pero si uno quiere que un producto funcione en Israel tiene que gustar a Tel-Aviv. 

En cuanto al mercado vinícola, a pesar de que el producto nacional represente más de un 50% del consumo, se sigue consumiendo mucho vino de importación, principalmente de Francia e Italia sin necesidad de que sea un producto kosher. A ellos se les ha unido, pero de una manera menos exitosa, países como Alemania, Austria, Argentina, Chile, E.E.U.U., Australia, Nueva Zelanda, Sudáfrica, Portugal y España. Estos dos últimos con un muy buen resultado dada la magnífica relación calidad precio de los vinos de la península ibérica. El consumidor israelí en cuanto al vino de calidad es relativamente nuevo, pero cada vez más interesado en este producto y más exigente con su calidad. 

En los últimos 5 años se ha pasado de una media anual de consumo de vino por persona de 3,9 litros a 6,5 litros (19,9 L/P en España y 47,7 L/P en Francia) .Este creciente interés hace que el consumidor tenga más ganas de comprar vino pero que no sea solo un producto de lujo para ocasiones especiales, sino un producto habitual en la dieta para el día a día, con lo que acaba buscando vinos que no representen una carga económica pesada. Tanto el vino de calidad israelí como el vino de calidad francés o italiano enseguida suben a 100 - 150 Shekels. Teniendo en cuenta que en esta ciudad todo es caro menos los sueldos, esta cifra no es accesible a un consumo diario de este producto al trabajador medio de Tel-Aviv. Un vino español  (tipo Cune Crianza 2011, Gabas do Xil, o Muga Crianza) de la misma o mejor calidad que un vino israelí de 100-150 Shekels (tipo Amphora, Pelter, Flan, Petit Castel, Clos de Gat) lo podemos encontrar fácilmente a 70-80 Shekels. 

En cuanto a vinos españoles se refiere, lo que más se encuentra por Israel son vinos principalmente tintos de corte clásico y viejos conocidos del comercio vinícola internacional, como los riojasMarqués de Riscal, Marqués de Murrieta, Muga, Campoviejo, Cune, Viña Ardanza, Ramón Bilbao, Marqués de Riscal, Faustino, Beronia, Cerro Añón, Viña Alberdi, Alion, Imperial, La Rioja Alta S.A.; en cuanto a volumen le seguirían vinos de la D.O. Ribera del Duero como Pesquera, Val Sotillo, Emilo Moro, Melior, Cruz de Alba, Protos; de D.O. Navarra encontramos Artazuri, Viña Sardasol, Gran Feudo; y lo poco más que encontramos de otras D.O. españolas son Sangre de toro (D.O. Penedès), Viña Esmeralda (D.O. Penedès), Viñas del Vero (D.O. Somontano),  Marqués de Chivé (D.O. Utiel Requena), Arium (D.O. Valdepeñas) , Solanes (D.O.Q. Priorat) y algún tipo de cava sobretodo semiseco y algún brut. Mi agradable sorpresa ha sido encontrar vinos de Telmo Rodriguez, uno de los referentes de calidad e innovación del vino en España, como Gaba do Xil tinto y blanco (D.O. Valdeorras) , Al Muvedre (D.O. Alicante), Gago (D.O. Toro), Lanzaga (D.O.Ca. Rioja), M2 (D.O. Ribera del Duero), Branco de Santa Cruz (D.O. Valdeorras). Todos los proyectos de este elaborador son productos de altísima calidad que buscan la autenticidad del terruño y de una relación calidad precio excelente que en Israel pueden llegar a costar entre los 60 y los 120 shekels. Por este mismo precio también se puede encontrar el Camins (D.O.Q. Priorat) de otro referente de calidad de la viticultura española como es Álvaro Palacios.

Esto hace pensar que el consumidor israelí es receptivo a descubrir otros tipos de vino español menos comerciales y menos conocidos que los habituales en el país. Teniendo en cuenta que en España existen 69 denominaciones de origen podemos confiar en que la gran variedad de pequeños y grandes productores de vino español puedan ir demostrando su calidad y diversidad en este país y  se vayan ganando la confianza de sus consumidores y así poco a poco podamos ir ampliando nuestras posibilidades de consumo de vinos españoles.

​​Con mucho gusto... בטעם ספרדי

​​          el abanico España en Israel el abanico ספרד בישראל   el abanico España en Israel el abanico ספרד בישראל ​ 

          el abanico España en Israel el abanico ספרד בישראל   el abanico España en Israel el abanico ספרד בישראל